Consejos prácticos

Sigue estos consejos que te ofrecemos para el mejor cultivo posible de tus plantaciones.

Preparacion del Terreno

Una vez elegida la finca donde se pretende efectuar la plantación, es interesante realizar una labor de desfonde lo antes posible (en verano) a 60-70 cms. de profundidad. Esta labor está especialmente indicada en terrenos arcilloso-compactos, pudiendo sustituirse por una labor de subsolador y a mayor profundidad.

En terrenos sueltos y arenosos será suficiente en la mayoría de los casos, abrir los hoyos en el lugar donde irán colocadas las futuras plantas. Es conveniente realizar esta operación varias semanas antes de proceder a la plantación y a mayor profundidad de la necesaria (1 x 1 x 1), con el fin de que la tierra se meteorice, facilitando así la aireación, penetrabilidad de las raíces y una mejor nutrición del árbol que se traducirá sin duda en un mayor desarrollo y vigor de la planta.

Los buenos fruticultores saben muy bien los excelentes resultados logrados con esta forma de proceder.

La plantación puede realizarse durante todo el tiempo de reposo de la vegetación, o sea, desde el otoño a la primavera, si bien en climas duros y fríos es aconsejable a la salida del invierno, cuando ya no sean de temer éstos.

Aconsejamos elegir la planta de viveros enclavados en regiones de clima y terreno análogos a los del lugar donde vaya a realizarse la plantación. Por esta circunstancia nuestra planta está especialmente adaptada para regiones frías con inviernos duros.

Cuidados a la planta

Al llegar la planta al lugar de destino, se procederá seguidamente a la plantación, siempre que el tiempo transcurrido desde el arranque en vivero sea inferior a cinco días. En caso contrario (únicamente imputable al servicio de transporte) reconocible por presentar las raíces síntomas de desecación y la corteza del árbol pequeñas arrugas, se colocarán en zanjas, tapando la raíz con una capa de tierra de unos 5 cms. y regando copiosamente durante cuatro o cinco días para que el árbol recobre su vitalidad normal.

Poda y recorte de las ramas

Por esmerado que haya sido el arranque en vivero, siempre hay raíces que sufren heridas que conviene regularizar para que la cicatrización sea rápida y completa.

Por esta causa, se cortarán con tijera, las raíces dañadas, así como la raíz principal en su parte radicular y la parte aérea, se hace preciso suprimir algún ramo y acortar los restantes.

En beneficio de mi clientela y en planta de dos años injerto, con el fin de que puedan elegir la formación del árbol, enviamos la planta con varias ramas principales, al objeto de que pueda elegir aquellas que consideren más convenientes según el sistema de poda a seguir. En caso de orden en contrario, la serviremos sólo con las ramas principales y de la longitud que estimemos más conveniente.

En planta de un año de injerto solemos enviarla sin despuntar, operación que puede hacer el cliente después de plantado el árbol y a la altura deseada, con arreglo al sistema de formación elegido.

Plantación

La planta se colocará a la profundidad justa, de tal forma que el cuello de la raíz enrase con el nivel del terreno (fig. 1), quedando a una profundidad semejante a la que tenía en el vivero. Para ello se comenzará rellenando el hoyo con tierra de buena calidad, que puede mezclarse con estiércol bien descompuesto, pero con la precaución de que no permanezca éste en contacto con las raíces, dejando el hoyo de unos 40 cms. de profimdidad. También se puede emplear envuelto con esta capa de tierra el abonado de fondo, consistente en 2 kgs. de superfosfato de cal y 1,5 kgs. de cloruro o sulfato potásico.

Mock

A continuación y sobre dicha capa, se coloca el árbol devolviendo la tierra al hoyo, siendo aconsejable invertir las capas o sustituir la tierra si es de mala calidad, por tierra fértil. Es conveniente apretar esta tierra lo más posible para favorecer el contacto con las raíces.

La última capa, tal y como se indica en la figura 1, puede mezclarse también con estiércol dando a continuación un riego con uno o dos tubos de agua por árbol.

Marcos de plantación

El marco de plantación es un punto nuy interesante a estudiar en cada caso, ya que varía en función de los siguientes factores:

  • Riqueza del suelo.
  • Portainjerto empleado.
  • Especie y variedad.
  • Sistema de poda a seguir.

Unicamente a título de orientación aconsejamos para árboles a medio viento en forma de vaso o pirámide, sobre patrón franco los siguientes:

Manzanos y perales 6,5 x 6,5 a 9 x 9
Melocotoneros y ciruelos 5 x 5 a 6,5 x 6,5
Membrillero y avellano 6 x 6 a 7,5 x 7,5
Albaricoquero y cerezo 7 x 7 a 8,5 x 8,5
Nogal y castaño 10 x 10 a 12 x 12

Marcos - Metodo de replanteo

Entre los marcos de plantación más corrientemente utilizados podemos citar: "Marco Real","Sistema Rectangular", "Tresbolillo".

Por el sistema de "Marco Real", en parcelas cuadradas de una hectárea caben:

A 3 m. de distancia: 1.089 árboles
A 4 m. de distancia: 625 árboles
A 5 m. de distancia: 400 árboles
A 6 m. de distancia: 256 árboles
A 7 m. de distancia: 196 árboles
A 8 m. de distancia: 144 árboles

En el "Sistema Rectangular", la distancia entre filas es mayor que la separación entre árboles de la misma fila. Es adaptable a huertos de cultivo asociado.

Por el sistema de "Tresbolillo", los árboles ocupan los vértices de triángulos equiláteros. El número de árboles es mayor y el laboreo más sencillo.

A 3 m. de distancia: 1.235 árboles por Ha.
A 4 m. de distancia: 686 árboles por Ha.
A 5 m. de distancia: 449 árboles por Ha.
A 6 m. de distancia: 295 árboles por Ha.
A 7 m. de distancia: 216 árboles por Ha.
A 8 m. de distancia: 161 árboles por Ha.

Se llama "Cinco de Oros" a la plantación que resulta de poner un árbol en el centro del cuadrado de un "Marco Real". En realidad, no es un sistema nuevo, sino que es una modificación cuando queremos "doblar la plantación".

Formas más recomendables en las nuevas plantaciones.

Las formas más generalizadas podemos resumirlas en «libres o de cimas altas», las «semi-libres» y las «obligadas o dirigidas». Las primeras son aconsejables tratándose de árboles aislados situados en lindes de caminos, límites de fincas o bien, donde por las características climatológicas, sean de temer las heladas primaverales y por tanto se pretende obtener una cosecha del suelo que nos sustituya la cosecha frutícola, en los años adversos. Entre las «semi-libres» citaremos como más corrientes las de Vaso Italiano para el manzano y la Pirámide en el peral injertado sobre franco.

Las formas «obligadas o dirigidas» están extendiéndose cada día más en las zonas frutícolas, no sólo por la mayor facilidad y economía en tratamientos y recolección, sino también por la rápida fructificación y alta producción conseguida por hectárea. Citaremos entre ellas la «Palmeta regular de brazos oblicuos» y el «Seto frutal» o «Emparrados».

Dada la brevedad de estas instrucciones, no nos es posible exponer con detalle las características de cada uno de los sistemas, por lo que únicamente recomendamos al lector interesado, la adquisición de algún tratado práctico de fruticultura, donde podrá apreciar con detalle las distintas características de cada sistema. A título únicamente de orientación le aconsejamos adquirir «Diseños de plantación y formación de árboles frutales», editado por la Estación Experimental de Aula Dei de Zaragoza.

Mock Mock

Recomendaciones finales: Elección de variedades

Es evidente que todo posible fruticultor antes de decidirse a hacer una plantación debe estudiar tanto los gustos del mercado como el precio que puedan alcanzar sus productos. ¿De qué les serviría plantar y cuidar bien los frutales si la variedad elegida no tuviera ni fácil salida ni precio remunerador en el mercado?

El ideal sería elegir un solo tipo de frutal y de la misma variedad para que la producción sea uniforme y de fácil venta, pero por razones de polinización cruzada, es aconsejable introducir dos o más variedades polinizadoras, sobre la plantación base. La proporción de estas variedades polinizadoras, sobre la plantación base, debe ser de un 25-30%.

Por estas causas, antes de decidirse a efectuar la plantación le conviene tomar asesoramiento del personal técnico que pueda aconsejarle en forma desinteresada (Jefatura Agronómica, Servicio de Extensión Agraria, etc.), o bien viveros o fruticultores ejemplares, cuyo criterio merezca su consideración.

Igual criterio nos merece el capítulo de plagas y enfermedades para lograr producciones regulares a base de fruta sana y de calidad. Asimismo, nos conviene tener en cuenta los factores del árbol, ya que: el manzano necesita poda larga y el peral corta; el melocotonero necesita poda enérgica, el ciruelo y el almendro la necesitan mediana, y el cerezo y albaricoquero necesitan algunos aclareos o nada.

Planta de 1 año de injerto

Especialmente, y siguiendo las modernas técnicas de plantación, recomiendo planta de un año de injerto, ya que la misma aparte de sufrir menos en el trasplante que la de dos o más años, permite formar los árboles en la manera que mejor convenga al fruticultor.

Legislación

Según lo dispuesto en la Orden del Ministerio de Agricultura de fecha 14 de julio de 1959, la Dirección General de Agricultura, acordó dejar abierto el Registro de variedades de plantas para las especies de Agrios y las de albaricoqueros, cerezos, ciruelos, manzanos, melocotoneros y perales, habiendo dado a conocer las primeras listas de variedades comerciales de frutas inscritas, clasificándolas en dos grupos: Clase A y clase B, todo esto según Orden del 27 de julio de 1959.

Respecto a la distancia a dejar de los linderos de las fincas que limitan con la que ha de plantarse, el Código Civil señala la de 2 metros para árboles altos y la de 0,50 para arbustos o árboles de tallo bajo.

Clasificación comercial de frutales

Los árboles se clasifican según los centímetros de circunferencia que tenga su tronco, tornados a un metro del cuello de la raíz, resultando la siguiente escala:

Planta de 2 años injerto
Gran desarrollo 6-8 cm
Fuerza primera 5-6 cm
Fuerza segunda 4-5 cm
Fuerza tercera 3-4 cm

Planta de 1 año injerto
Sobre patrón franco
Gran desarrollo De 1,50 m de altura en adelante
Primera fuerza De 1,30 m a 1,50 m de altura
Segunda fuerza De 0,80 m a 1,30 m de altura
Sobre patrón enano
Clase única De 0,60 m de altura en adelante